El día de hoy, aún es temprano para que las empresas vean los beneficios potenciales de estar presentes en SL. Las empresas que han entrado hasta ahora están explorando cuidadosamente qué pueden hacer acá para un retorno sobre su inversión; hasta ahora no hay que negar que sus participaciones (léase IBM, Dell, American Apparel, o Pontiac, entre otros) han sido valientes y bien recibidos tanto en SL como en la prensa de RL.

Por esto hay que dar crédito a empresas que tienen la visión de ver el valor de participar en un mundo 100% interactivo y participativo, cuyos residentes pueden interactuar directamente con sus productos o servicios y que frecuentemente pasarán más horas en contacto con los mensajes de la empresa por la simple razón de que ocurren en nuestro contexto social.

Al día de hoy, conozco sólamente una empresa mexicana de RL (y bien podría ser la primera empresa de América Latina) que se ha aventado a dar un primer paso en SL: IUSACELL, con una participación inicial en Reforma. Al final del día, su producto de banda ancha tiene una gran intersección con los residentes mexicanos de SL, y parecen creer en la plataforma, por lo menos suficiente para establecer este puntapie.

Nos queda de tarea a todos enseñarles cómo hacer más valiosa esta presencia, para que no sea simplemente marketing puro, sino una vía de comunicación de dos vías con clientes potenciales.

Esa fórmula aún no está escrita, y ahi está el reto.