Tags

Para ya dejar por la paz el tema del artículo de High End (y por ser obsesiva), les quería incluir el texto del artículo, que puede ser un poco difícil de leer en la publicación por la letra tan pequeñita:

MI VIDA VIRTUAL

ESTA SOY YO
ESTE ES MI MUNDO
ESTA ES MI VIDA, MI SEGUNDA VIDA
ESTE ES EL LUGAR AL QUE LLAMO HOGAR

¡Hola! Mi nombre es Aenea. ¿Que quién soy? Es muy probable que te suene extraño pero soy parte de un mundo que jamás podrás tocar, sentir u oler, pero en el que sí puedes vivir tan intensamente como en el tuyo. Soy un “avatar” dentro de Second Life, una proyección virtual de mi yo real, de una persona que como tú tiene un nombre, que tiene una vida real. Soy una representación digital de lo que en su mundo nunca podrá ser pero que en este, sí.

Mi creadora vive también esa análoga vida que consideras tan real, un mundo en el que todos los días te paras a las 6 de la mañana para llegar a trabajar, un mundo lleno de exigencias, limitantes y expectativas.

¿Ese es tu mundo de todos los días? ¿Ese es tu concepto de libertad? ¿Esa es tu idea de comunicar, de experimentar, de compartir, de vivir? ¿No extrañas las expresiones de manifestación artística o de cultura que sacrificamos a diario por falta de tiempo, esa libre convivencia en un ambiente creativo, seguro y competitivo?

Aqui, en mi mundo, soy un artista digital, periodista, amante de la música, el cine, la publicidad y diseñadora de moda. Tengo una gran vida social, y soy pícara, inteligente, leída, opinionada, curiosa y fiel. Mi outfit es perfecto, mi look es único y lo mejor es que estoy rodeado de gente como yo, en una comunidad en la que diariamente nos comunicamos, formamos conexiones reales, intercambiamos información, nos divertimos y sí, nos ganamos la vida.

En mi mundo ya somos más de 6 millones de personas digitales conectadas, en un espacio en el que todos los días nos comunicamos, creamos, compramos, vendemos, hacemos negocios, nos divertimos, bailamos, generamos arte, experimentamos una vida que solo en tus sueños habías imaginado y que solo aquí es “virtualmente real”.

No, esto no es la Matriz – es mil veces mejor, tenemos un mundo libre, puedes ser quien quieras ser o simplemente ser tu, mil veces mejorado. Tenemos una nueva economía basada en el libre mercado pero con una moneda, que tiene cotización en tu mundo real: el “linden” (L$), que actualmente se cotiza en 265 lindens por dólar estadounidense. Y ¿sabes? ya somos una nación, una nación digital independiente a cualquier otra, diversa e internacional, autosustentable con crecimiento sustentable.

¿Cómo llegué aqui? Este mundo tiene casi cuatro años de existir, y había venido escuchando de este mundo donde podías construir y ser lo que quisieras, pero – ya sabes – ¿cómo yo pudiera jugar un videojuego así? ¿qué pensarían de mi? ¿Para qué?

Hasta que empecé a escuchar de las grandes cosas que estaban ocurriendo ahí; presentaciones de autores reconocidos, exposiciones de arte, presentaciones de músicos, y la congregación de una masa de gente creativa que había creado un mundo entero virtual de la nada, un mundo que podía ser  tan parecida a esta como quisieras, pero que muchas veces era tan increíble que no te lo podías imaginar.

Así fue como nací hace 11 meses, adquirí un nombre, creé mi cuerpo e imagen y comenzó todo. Desde el primer momento en que abrí los ojos me di cuenta que pertenecía, este era mi mundo y estaba en el para marcar huella.. Éramos en aquel entonces solo 1.5 millones de personas y día a día veíamos cómo este mundo comenzaba a crecer y tomar vida.

Al principio batallas para comprender lo que puedes hacer. Imagínate, puedes volar, puedes teletransportarte de un lugar a otro, puedes crear lo que te imagines con las herramientas que forman parte del mundo.

Y empecé a hacer amistades, gente que me ayudó a aprender y a integrarme, y encontré algo que jamás me había imaginado: en este mundo virtual, las conexiones personales entre nuestras almas son tanto o más intensas como en tu mundo. El texto se vuelve un medio perfecto de transmisión de ideas, sentimientos e ilusiones, y  tu virtualidad te limpia de las restricciones que has acumulado a través de tu día. Tengo amistades entrañables y cariño real con gente de todo el mundo que realmente adoro y que jamás he conocido, y con los que jamás he hablado. Increíble, ¿no?

Mi creadora compró algunos lindens, suficientes para comprar un terrenito, donde construí mi primer jardín – ¡flotaba a 300m de altitud! Empecé a practicar mis construcciones de edificios y de artículos personales, gradualmente aprendiendo a explotar las figuras del juego con las texturas que creé en Photoshop, creando artículos que vendo en varios cientos de lindens. Y empecé a explorar hacer mis propias películas en el mundo, y que ahora me han servido para atraer clientes que me contratan para hacer videos promocionales de sus negocios.

Ya estoy pensando en abrir mi propia tienda para poner a la venta las cosas que he hecho. Por supuesto también soy una artista digital y mantengo un blog dedicado a exponer todo lo que sucede en Second Life.

Tengo amigos que tienen tiendas de ropa, que venden arte, que venden experiencias, que son músicos que se presentan a diario en el mundo y ganándose una vida real a través de este mundo virtual. Y con estos queridos amigos también me voy de reventón, a pasar las horas platicando y riéndonos acerca de lo que está sucediendo y lo que estará pasando.

Los que vivimos aquí amamos este mundo, por lo que nos permite ser y vivir. Esta es una cultura forjada sobre una increíble comunidad intelectual y artística que desarrolla todo lo que existe acá.

Pero como te habrás dado cuenta, este mundo virtual es súper real para mi. He vivido cosas increíblemente enriquecedoras que me han hecho aprender acerca de mi misma y crecer en mi vida real, con ganas de explorar y desarrollarme.

¡Vente, te invito – juguemos un videojuego! Hay demasiado que hacer y experimentar aquí – te prometo que te cambiará la vida!

Con la distancia del año que ha pasado desde que escribí esto, extraño el entusiasmo por SL que era evidente en mis comentarios. Algunas cosas no van conmigo, que eran parte de la línea editorial que me pidió Jonathan: las preguntas rhetóricas, la forma platicada y algo forzada que de plano no me van.

Pero le tengo que reconocer que me dio la libertad de editar el artículo del primer borrador, de redactarlo para que fuera menos sensacionalista y más sincero, y que reflejara de una forma más real lo que realmente era Second Life, para mi y para mis amigos.

Por eso digo que para mi, esta es una cápsula de tiempo, que me recuerda esa forma tan vívida que pasaba día a día.

No se. A lo mejor el hecho que esté motivada a escribir aquí de nuevo, y que estoy sacando fotos en SL de nuevo, a lo mejor es un nuevo intento por recobrar esa vitalidad.

Mi mundo en SL es muchísimo más pequeño ahora, que diría es el mayor cambio que he sufrido. Salgo menos de mi círculo de amigos íntimos, que sin duda es una tendencia de RL que se entrometió en mi SL. De cierta forma, no le estoy siendo fiel a la imagen de Aenea que vivía en mi cabeza, y por haber perdido esa vitalidad y esa distinción de lo que es mi cotidaneidad de RL, le encuentro menos sentido a invertir mis energías en SL. En pocas palabras, me aburrí, y por consiguiente, me volví mas aburrida.